EVOLUCIONISMO Y CREACIONISMO:
¿Existe conflicto entre ellos?


INTRODUCCIÓN:

A lo largo del tiempo, a medida que el conocimiento ha ido creciendo y por tanto la ciencia avanzando han aparecido numerosas pruebas empíricas que demuestran que el origen del mundo desde lo inerte hasta la vida (entendiendo como vida desde los organismos más sencillos hasta el hombre) ha ido constituyéndose a raíz de numerosas y sucesivas transformaciones derivadas de cambios producidos en el ambiente.También se ha visto que estas transformaciones se conservan de generación en generación desarrollando la construcción de un proceso evolutivo.
Al aparecer este concepto de evolución, empezaron a surgir controversias, respecto a lo que la mayoría de la gente pensaba: El origen de la vida y lo inerte era llevado a cabo por Dios. Lo que se intenta hacer ver en esta pequeña disertación es que, ambasteorías (evolución y creacionismo) no se contraponen sino al contrario, se complementan, por ello iremos desglosando cada uno de los puntos para llegar al objetivo de unificarlos al final. Para ello contaremos con algunos testimonios referidos para cada uno de los campos a tratar.


EVOLUCIONISMO:

Las culturas en su inmensa mayoría han intentado resolver el enigma de
cómo ha surgido el Universo y más tarde la vida. Podemos encontrarnos así en
el siglo IV d.C que San Agustín (véase la obra “The city of God” ) (1)


defendía la idea de que a pesar de la existencia de un Dios no todos los
organismos y lo inerte salían de Él, sino que algunos sufrían variaciones
evolutivas en tiempos históricos a partir de creaciones de Dios.
También en este siglo nos encontramos a San Gregorio de Nisa que decía
que el mundo cósmico se ha originado en dos etapas:


Creativa ( instantánea)

Formativa ( gradual con el paso del tiempo)
Las motivaciones de San Agustín y San Gregorio no eran científicas sino
teológicas. Llegando ya al Siglo XIII fue Tomás de Aquino el que defendió que
el origen de los seres vivos a partir de la materia inerte no se oponía a la fe
cristiana pero dejó que fueran otros los que llevaran a cabo esas
comprobaciones de ser ciertas.
No fue hasta el Siglo XVIII cuando apareció la primera teoría de la
evolución. Lamarck decía que la vida poseía la propiedad de mejorar con el
tiempo dando así un proceso continuo desde lo que es inferior hasta lo que es
superior.
Ya avanzado el siglo XIX Darwin con su libro “El Origen de las
Especies”(2) (creado a partir de influencias de escritos anteriores) que sigue
permaneciendo en auge hasta la actualidad. Sin embargo Darwin no utilizaba el
término de evolución como lo conocemos hoy en día sino que defendía que
todo surgía de un antepasado común que se iba transformando al relacionarse
con el medio en el que vivía.
Lo que verdaderamente introdujo Darwin fue el concepto de Selección
Natural entendiéndola como la justificación a las adaptaciones y sus
comportamientos y como consecuencia de la presencia de esta selección los
organismos exhiben diseños (órganos o funciones adaptativas) que están
adaptadas a los entornos existentes.
Darwin con esto exponía que los diseños no eran consecuencia de un
diseño inteligente sino que lo eran de un primer proceso surgido al azar; esto
se puede ver de la siguiente manera:
En la naturaleza surgen mutaciones de manera azarosa; a continuación la
selección natural actúa sobre ellas y elimina aquellas que no son beneficiosas y
en cambio mantiene las que sí lo son (el mantenimiento se debe a que estas
irán pasando de generación en generación) dando lugar a una adaptación
organizada cuya consecuencia es la evolución.
Con ello estamos explicando que la Selección natural en ningún momento
crea sino que trabaja sobre lo ya creado.
Otro asunto que se resolvió con esta teoría fue la revolución originada a raíz
del descubrimiento Copernicano que defendía que la tierra giraba alrededor del
Sol. Darwin extendió el concepto de biología a la noción de materia en
movimiento que la razón humana puede explicar sin extenderse a razones
extra naturales.
Pero el mayor logro de este científico y que llevo al debate que aquí se
intenta clarificar fue demostrar que la organización y la funcionalidad de los
seres vivos se pueden explicar atendiendo a procesos naturales sin necesidad
de ir a un creador o a otro agente externo.
Debido a que la selección natural y como consecuencia la evolución actúan
de un modo gradual; los seres vivos de descendencia inmediata difieren muy
poco entre ellos pero a medida que el tiempo avanza estas diferencias se
acentúan cada vez más (un ejemplo muy claro lo tenemos al comparar los
miembros superiores de los reptiles con las alas de las aves y el brazo de los
humanos).
Sin embargo hay que tener en cuenta que a raíz de la aparición de nuevas
estructuras nuevas funciones o nuevos seres la evolución lleva consigo
también la desaparición de otras muchas especies. Asi los organismos que hoy
existen son el equilibrio entre la aparición de seres nuevos y la desaparición
eventual de otros.
Existen pruebas apoyando el evolucionismo y estas son:


Registros fósiles (ejemplo: mandibula de los reptiles/ hueso del oído
humano). Los restos fósiles de homínidos descubiertos en los últimos
tiempos nos indican que pertenecen a primates que se situan en el linaje
humano después de haberse separado del linaje de los simios.


Semejanza entre las secuencias de ADN (a mayor tiempo mayor
diferencia en el ADN y a menor tiempo transcurrido menores son las
diferencias) que llevan a una reconstrucción de la historia evolutiva


(ejemplo: simio/caballo/ hombre)

Similitudes anatómicas.

Biogeografía.

Desarrollo embrionario.
A lo largo del siglo XXI en cuanto la evolución referida al ámbito humano se
enfrenta a dos grandes dilemas:


La investigación del paso de Simio a Humano.

La transformación del cerebro a mente.
(figura)
No se puede terminar este apartado del evolucionismo sin mencionar que
este es una teoría y como tal teoría que es, debe partir de unas premisas
empiricas (el sentido de la vida no tiene una base empírica por lo que no puede
ser explicado) y estas son consideradas hipótesis. A continuación estas
hipótesis son sometidas a numerosos estudios de diferentes estudios
elaborados por diferentes investigadores.
Si después de todo, estas hipótesis siguen en auge se las considera unidas
como una teoría.


CREACIONISMO:

A lo largo de la historia han sido numerosos los defensores de que Universo
y la vida como tal parten de una idea preconcebida. William Palley(3)


(científico que influyo en un principio en Darwin) exponía que el Creacionismo
se dividia en dos partes:


Toda forma de vida ha sido diseñada para servir en ciertas funciones y
para ciertas formas de vida.


Sólo un creador omnipotente podría explicar la perfección y el diseño
funcional de los organismos vivos.
Cinco siglos y medio antes Santo Tomás(4) (en su obra “la suma
teológica”) defendía que solo una inteligencia divina podría explicar el sentido
del Universo con lo que existe un ser inteligente que rige todas las cosas para
llevarlas a un fin. Todo esto llevo a rechazar el evolucionismo que a
continuación iba a imperar el conocimiento.
En primer lugar hay un concepto que la mayoría de los creyentes religiosos
comparten y es que Dios creó al mundo de la nada (filosóficamente hablando
sólo Dios es capaz de dotar del ser al que no lo es) Partiendo de esta premisa
y otras al final veremos que este ex- nihilo (de la nada) no imprime el rechazo
de la evolución
Como consecuencia de la vivencia conjunta de evolución y religión han
surgido nuevos movimientos que a continuación mencionaremos de forma
somera.


Creacionismo de la tierra reciente( YEC) y sus variantes (Creacionismo
de la Tierra plana y Geocentrismo).


Fundamentalismo bíblico remontado a dos movimientos del siglo XIX

(Adventismo del Séptimo Día y el Pentecostalismo).
EVOLUCIÓN VS RELIGIÓN:


Al principio, como ya hemos mencionado, la obra de Darwin “El Origen
de las Especies” provocó una tremenda oposición de la Iglesia católica y de
todas las Iglesias protestantes pareciendo que esta idea era contraria a la idea
tradicional de la creación llevada por Dios. Esto no sólo se pensaba en relación
a las narraciones bíblicas sino que esta oposición abarcaba las creencias
cristianas más sagradas.
Avanzado el siglo XX estas oposiciones fueron desvaneciéndose
llegando así la evolución a ser aceptada por la mayoría de las religiones y
autores cristianos. Asi podemos ver testimonios como los siguientes:


Papa Pio XII, en su encíclica “Humanis generis”(5) reconocía que la
evolución biológica era compatible con la fe cristiana pero que era
necesaria la intervención de Diospara la creación del alma humana.


Papa Juan Pablo II, en el discurso a los miembros de la academia
pontificía de Ciencias el 23 de Octubre de 1996(6) dijo que el nuevo
conocimiento científico nos lleva a decir que la evolución deja de
ser una mera hipótesis (…)”, ya que la convergencia, que no fue
buscada ni fabricada, de los resultados derivados de diferentes estudios
llevados a cabo de forma independiente es en si mismo un argumento
importante a favor de esta teoría.
(figura)


CONCLUSIONES:

Como punto final de esta pequeña disertación podemos concluir que:

Ciencia y religión no son contrarias sino que más bien se complementan
ya que la ciencia por universalmente abarcador que sea su objeto de
estudio se queda incompleta y es la religión quien completa sus límites.


La Biblia por otro lado nos habla del origen del Universo y su creación
pero con la intención de no querer ser un tratado científico (puesto que
no lo es) sino que lo que tiene por finalidad es establecer las relaciones
adecuadas entre Dios- universo y Dios – mundo inerte.


Es en cambio la ciencia la que busca respuestas a las diferentes
transformaciones que se ven en el mundo de lo inerte y lo no inerte y
como se relacionan entre ellos a lo largo del tiempo.


Ciencia y religión guardan un cierto paralelismo ambos parten de lo
inerte y llegan al hombre. Son por tanto dos formas de unir al
conocimiento de una misma realidad: El hombre


OBSERVACIONES:

(1) San Agustín; “The city of the God” editado y traducido por R.W.Dyson
(Cambridge University Press 1993).


(2) Darwin; “On the Origin of Species” facsímile de la primera edición de
1859. (Nueva york Athenaeum 1967 pp 489-490)


(3) William Palley; “Natural Theology” (Nueva York American tract
Society pp 15-16).


(4) Santo Tomas de Aquino; “Summa Theologiae” (1,2,3,) ( Vol 1
Tratado de Dios Uno en esencia,2ª edición Madrid BAC 1957)


(5) Pio XII; Encíclica “Humanis generis” (sobre las falsas opiniones
contra los fundamentos de la doctrina católica).


(6) Juan Pablo II; el discurso a los miembros de la academia pontificia
de Ciencias el 23 de Octubre de 1996 (Texto completo encontrado en
la Obra “Evolutionary ando molecular Biology: Scientific
Perscspectives on Divine Action. Ciudad del estado Vaticano/
Berkeley.California: Observatorio Vaticano y el Centro para la
Teología y las ciencias Naturales pp2-9).
Bibliografía:
1. - Stephen J. Gould; “The Structure of Evolutionary Theory” (ed:2002)
2.- Francisco J. Ayala; “Darwin y el Diseño inteligente” (Alianza editorial. 2ª

edición 2009).